Gracias. Por darle sentido a la palabra “familia”. Por formar parte de mi vida. Por cuidarme. Por quererme. Por ser mi hermano. Y por ser el mejor del mundo.

Te deseo toda la felicidad que mereces, que es mucha.